t. botulínica

Dra. Esther Subirachs

Colegiada Nº 30621

Reg. San. E08728992

 

MEDICINA ESTETICA

C/ Calaf, 8-10 08021 BCN

Tel 609 774 413

info@doctorasubirachs.com

La toxina botulínica se utiliza para atenuar las antietéticas arrugas de la parte superior del rostro ,ya sea frente, entrecejo o patas de gallo.

El efecto tiene una duración de 5 meses y la ralajación del músculo empieza a hacerse evidente a los 3-4 dias despues de haber efectuado el tratamiento.

No es necresario hacer reposo ni debemos tener ningun cuidado especial.

 

Indicaciones

 

Tratamiento de las arrugas de expresión, así denominadas por su relación directa con la mímica facial; fundamentalmente de las arrugas de la frente, el entrecejo, las perioculares (patas de gallo) y las peribucales (verticales de los labios).

 

Es una terapia causal, porque consiste en la relajación selectiva de los pequeños músculos responsables de ciertos gestos faciales innecesarios, cuya repetitividad determina la aparición de surcos y arrugas estables y profundas. Es una denervación química, es decir un bloqueo de la liberación de ciertas sustancias fundamentales para el establecimiento de la conexión necesaria entre las terminaciones nerviosas y la placa motora del músculo.

 

Es asimismo un tratamiento de elección de la hiperhidrosis (sudoración excesiva), a nivel de las axilas, las palmas de las manos y las plantas de los pies; por denervación química de los receptores en las glándulas sudoríparas.

 

Es importante señalar que la toxina botulínica se utiliza, desde hace muchos años y con excelentes resultados, en Oftalmología y Neurología, para el tratamiento del estrabismo, el blefaroespasmo y los espasmos musculares, entre otras patologías.

Consiste en la infiltración de pequeñas cantidades de toxina botulínica (obtenida de Clostridium Botulinum) muy diluida, en los propios músculos y regiones citadas.

 

La infiltración se realiza con una jeringa y una aguja muy fina, que la hace practicamente indolora.

El tratamiento se realiza en una única sesión. El paciente se reincorpora inmediatamente a sus actividades habituales.

 

El efecto aparece alrededor del 3º- 6º día, y es completo a los 10-15 días.

 

Inconvenientes

 

Las microinyecciones pueden resultar, como mucho, desagradables. Puede aparecer algún pequeño hematoma, que desaparece espontáneamente en algunos días; en cualquier caso, puede ocultarse inmediatamente con maquillaje cromático.

 

En algunos casos, se produce una insuficiencia de resultados o una discreta asimetría en la expresión facial, que se aprecian ya en la primera semana. En ambos casos, se realiza un pequeño repaso, con algunas microinyecciones, que resuelve la situación.

 

En algunas personas (5% de los pacientes tratados) existe una refractariedad, de origen inmunológico, a la toxina botulínica, que determina escaso o nulo resultado.

 

Puede provocar, como efectos secundarios transitorios, cefalea (dolor de cabeza) y eritema.No se observan efectos sistémicos (generales).

 

Lamentablemente, la denervación selectiva y sus efectos no son definitivos, y tienden a reducirse a partir de los 3-4 meses y desaparecer en 5-6 meses; pudiendo entonces repetirse el tratamiento

 

Como hemos dicho, no se trata de un tratamiento definitivo, y habitualmente las infiltraciones deben practicarse dos veces al año. Se observa, sin embargo, que con las sucesivas infiltraciones el periodo efectivo es mayor.